Tras un pequeño descanso estival, la noche de ayer 23 de agosto volvimos a recorrer ‘Sevilla Bajo las Estrellas’, retomando el ciclo de rutas nocturnas que, desde Alminar, estamos desarrollando.  En este caso la ruta transcurrió por los aledaños de la catedral y la judería, y con el título de “Las edades de Sevilla” realizamos un recorrido a través de las diferentes etapas históricas que jalonan una de las zonas más antiguas de la ciudad.
A los pies de la Giralda
Nuestro paseo bajo las estrellas estuvo guiado por nuestra compañera Rosa García que, como siempre, nos ofreció una divertida y amena exposición sobre los retazos de Historia que podemos encontrar en muchos de los lugares  más emblemáticos de Sevilla. Los amigos que nos acompañaron a lo largo de estos pasajes históricos pudieron disfrutar de una lección magistral cargada de anécdotas, referentes y curiosidades de la que, seguro, no se arrepintieron.
La ruta comenzó estrenando emplazamiento y horario. En este caso adelantamos media hora la salida, fijándose a las 21:00, partiendo de la plaza Virgen de los Reyes, a los pies del antiguo alminar. Es decir, desde la Giralda.  Y en ese mismo punto comenzamos a descubrir el legado histórico que encierra nuestra ciudad al advertir como la propia Giraldafue construida con antiguos materiales romanos, reutilizados por los musulmanes ante la ausencia de canteras en la zona. Tras esto, la exposición se centró en los diferentes usos y adaptaciones sufridas por dos plazas tan señeras como la plaza Virgen de los Reyes y la plaza del Triunfo. El origen del nombre de esta última nos sorprendió a muchos de nosotros.
C/ Joaquín Romero Murube
Continuamos nuestro recorrido por la calle Joaquín Romero Murube, donde pudimos observar una de las puertas más antiguas de la ciudad, que daba acceso al Alcázar, y que estuvo oculta por las casas aledañas a la muralla hasta la década de 1960. Al final de esta calle se encuentra la plaza de la Alianza, cuyo nombre, lejos de orígenes oníricos, se debe a una antigua empresa de telas que rezaba con el nombre de ‘Alianza’.
A pocos metros llegamos a la plaza de Doña Elvira, piedra de toque para descubrir el origen y el ocaso de la judería, quedando el barrio despoblado de judíos tras un pogromo que se extendió desde Sevilla a toda la península a finales del siglo XIV. La leyenda de la Susona y el callejón del Agua centraron nuestra atención poco después, finalizando la ruta recorriendo y descubriendo anécdotas del barrio de Santa Cruz hasta llegar al Patio de Banderas donde su pasado fenicio sorprendió a muchos de nosotros.
Este paseo bajo las estrellas nos trasladó a través de los múltiples pasajes históricos que componen la Historia de la ciudad. Un estupendo punto de partida en el que retomar un ciclo de rutas que nos está permitiendo compartir el legado y el patrimonio de Sevilla con muchos amigos y amigas.